Cirugía ortopédica: ¿cuáles son mis opciones?

10 de septiembre de 2019
Cirugía ortopédica: ¿cuáles son mis opciones?

Los cirujanos ortopédicos atienden una amplia variedad de problemas relacionados con las articulaciones, huesos, músculos y tendones. Pero muchos ortopedistas también tienen subespecialidades, por lo que es importante encontrar el médico adecuado para su lesión particular. Michael French, DO, se especializa en cadera, rodilla y tobillo y comparte su punto de vista sobre la cirugía y la recuperación.

P. ¿Cómo sé si necesito una cirugía ortopédica?

Si el dolor, la hinchazón, el entumecimiento y otros síntomas interfieren con sus actividades diarias, un ortopedista puede indicarle pruebas, diagnosticar el problema, ofrecerle opciones de tratamiento y explicarle las ventajas y desventajas de cada alternativa. En algunas afecciones, podemos optar por un tratamiento conservador, como las inyecciones de esteroides o la fisioterapia. Pero si el paciente no nota alivio, la cirugía puede ser la mejor respuesta. Y con la tecnología mínimamente invasiva disponible actualmente, la recuperación es más breve y menos dolorosa.

P. ¿Qué tipos de afecciones tratan los ortopedistas?

Un ortopedista se especializa en el tratamiento de muchas dolencias comunes, incluso el dolor articular proveniente de la osteoartritis, lesiones deportivas como desgarro de músculos o ligamentos, fractura de huesos, deformidades óseas, tumores, tendinitis y muchas otras.

P. ¿Qué tipos de medicamentos analgésicos necesitaré?

Cada paciente es diferente. Un equipo de proveedores trabaja en conjunto para garantizar el control del dolor y que el paciente se sienta cómodo. Existen muchas soluciones disponibles para minimizar la cantidad y la duración del tratamiento con analgésicos, y algunos pacientes pueden evitar los narcóticos por completo al implementar otras alternativas para el alivio del dolor durante la recuperación.

P. ¿Existen diferentes tipos de rehabilitación según la cirugía?

Si es necesario, un fisioterapeuta asistirá a los pacientes después de la cirugía para crear un plan personalizado de ejercicios y monitorear el progreso semanal. Con una variedad de ejercicios se recupera la fuerza, flexibilidad y movilidad. La terapia puede incluir el uso de pesas, cintas, bicicletas fijas, estimulación muscular, pelotas con peso para ejercicios, ultrasonido y más.